top of page

Āyurveda

Actualizado: 12 oct 2020

Te invito a generar un ejercicio. Cierra tus ojos y respira lento y profundo sólo por tu nariz. Ponle atención sólo a tu respiración, durante un minuto.

Esa pausa cambiará tu presente de múltiples maneras, generando calma y estabilidad...






Ayurveda es una palabra construida desde el idioma sánscrito, en donde Ayur refiere a la vida y la longevidad y veda refiere al conocimiento o estudio.

Por lo tanto podemos concluir, que el Āyurveda es la ciencia o estudio de la vida, la vitalidad y la longevidad del hombre como ser humano, su relación consigo mismo y con el ambiente que lo rodea.

Esta disciplina lleva existiendo desde aproximadamente 5,000 años, y es una ciencia milenaria que en la actualidad se sigue practicando a lo largo del mundo como una respuesta a la salud del hombre y la necesidad de una perspectiva natural como método de precaución e intervención en la salud de nosotros.

Si bien es cierto que el Āyurveda es de origen oriental, en la actualidad su aplicación sucede en el mundo entero, y la iniciativa de nuestro proyecto Flor Blanca Herbolaria propone un punto de unión entre la medicina natural de América, con el uso del universo de las plantas, y la filosofía ayurvédica que encuentra en los elementos la guía para entender nuestra salud interna y externa.


Hablar de Āyurveda es hablar de yoga, pues mientras el yoga es practicado como una línea de orientación espiritual, Āyurveda es una rama paralela que busca integrar la práctica espiritual con un estado de salud en equilibrio, que permita sentir con realidad al espíritu y lo que emana de él.


¿Cómo funciona Āyurveda en mi salud?

Hay múltiples maneras de aplicar el conocimiento ayurvédico a tu vida diaria. Y es sólo con disciplina como verás el impacto de esta rama para tu salud. Sólo viviendo la consciencia que propone el Āyurveda diariamente entenderás su impacto y su relación contigo.

La filosofía ayurvédica está fundamentada en la idea de que nuestro universo se rige en base a energía. Existe una totalidad de la cuál todos los seres somos creados, un punto de unión, y su energía está presente mediante 5 vías.

Todo tiene vida y está en constante movimiento e interacción entre sus componentes. Su creación está constituida por los elementos, mismos que interactúan en distintas manifestaciones y crean todo cuanto existe, incluyendo al ser humano.

Todo aquello que observas, sientes, piensas, ves, comes, hueles, escuchas, tocas; todo lo que el universo de tus sentidos percibe, así como todo lo que vive dentro de ti; tus tejidos, tu cuerpo, tus mismos sentidos, pensamientos, todo como uno mismo; está compuesto por la energía de los elementos y su entendimiento es esencial para entender así nuestra salud.


Estos elementos son los maestros, pues en su observación y entendimiento está la clave para regresar a la salud y permanecer en ese mismo estado (swasthavritta).


Estos elementos son el aire, espacio, fuego, agua y tierra.





Dentro de ti viven estos elementos, interactúan entre sí constantemente y te hacer ser tan perfecto como eres. Estos elementos determinan tu comportamiento, tus emociones, estados de ánimo, pensamientos, sentir, necesidades. La calidad de tus relaciones contigo mismo y con el exterior, con el medio ambiente. En los elementos está el conocimiento de nuestra naturaleza primigenia.

Sobre todo, la sinergia y buena vibra existente entre estos elementos dirán cuál es tu estado de salud. Y es por eso que me interesa platicarte sobre Ayurveda.


Los médicos ayurvédicos nunca abrieron un cuerpo como método de intervención o solución ante un problema de salud. Todo era tratado con la presencia y la consciencia en aquello que te nutre, a nivel físico, mental, sensorial, emotivo y espiritual.

Cada alimento, planta, animal, ser vivo. Cada clima, estación del año, persona que conozco, emoción sentida, pensamiento generado, también tiene su base en los elementos. Te lo explico en un ejemplo:

Soy un hombre, nacido en finales de marzo, cuando el clima es caluroso, de astrología ariana (Aries), tengo gran gusto por los colores que van desde el amarillo al rojo, me gusta la playa, el sabor picante, las muestras de afecto. Mi vista es penetrante, directa y muy evidente sobre mi sentir. Mi mente es inquieta. Tengo facilidad por expresar mis emociones. Soy juicioso y crítico. Bastante exigente en mis preferencias.


Entonces mi naturaleza es de fuego. Pues está presente en muchas áreas de vida, desde el nacimiento hasta mis preferencias. Por lo tanto, mi estado de salud, tanto físico, mental y espiritual, se asemejaran mucho a este mismo elemento. Tendré entonces tendencia a emociones calientes, como el amor o el enojo.

Pensamientos como el fuego. Muy directos, juiciosos, sagaces, constantes.

Afinidad por los colores calientes. Comida caliente, picosa, ácida y/o salada. Piel que se irrita con facilidad. Gusto por los climas calurosos. Especial comunicación con aquellos que son cálidos en su forma de actuar.


Si, mediante esta consciencia, un elemento está sobre cargado dejando de lado otro, se genera desbalance y eso concluye en enfermedad o padecimiento.


¿Cómo puedo comenzar a practicar el Ayurveda en mi vida diaria?

En Oriente la medicina tradicional era la base para brindar apoyo a la salud de las personas, aunque existía una diferencia. La medicina no sólo era practicada por alguien dedicado a ello. La medicina es practicada por todos los integrantes de la familia, desde niños hasta adultos mayores.

Vuelve a leer la última frase, ya que esto es sumamente importante para garantizar salud.

Puede que aprendas un poco de Ayurveda en este texto, o que estudies alguna carrera, diploma, master, que te hayas preparado en algún campo por años; la mejor maestra es la vida. Es tu entrenamiento para llegar a este momento presente, y comenzar a vivirlo plenamente. Y por ello, se requiere de disciplina.

Me refiero a disciplina de permanecer viviendo en Ayurveda. Practicarlo diariamente en familia, y generar consciencia personalmente, para después compartirla. Ayurveda no es sólo una dieta a la que te propones adaptar para equilibrar tu peso, o comer “más sano”. No es un traje que te pones en algún día y después cambias de él como si tuvieras más opciones.

Justo en su nombre se habla de la ciencia de la vida, y se requiere de presencia total. Sin discriminar días festivos o el lugar en donde te encuentres.

Entonces, viviendo plenamente en la presencia, sin distraer mi atención en alguien/algo más; mi naturaleza está activa, mi comunicación con el ambiente está en constante intercambio, entiendo mejor los movimientos climáticos, las estaciones, las plantas, el polvo, el alimento, etc. Se crea consciencia de unidad acerca de que el ser humano es uno con el cosmos que lo rodea y vive dentro. Me vuelvo fuerte y atento. Cada estímulo es un regalo de la vida misma, cada alimento es digerido primeramente con un GRACIAS. Todo me cura y permanezco siempre en balance con el universo.

Ayurveda también te ofrece una forma de autoconocimiento, en donde aparte de reencontrarnos con nuestro estado de salud natural, genero identidad sobre lo que soy desde mi origen, y lo que sigo siendo atravesando el eterno presente.

Para reconocer cuáles son los elementos que me rigen, hay numerosos tests ayurvédicos en internet que determinarán tu constitución bioenergética, que en el lenguaje ayurvédico se conoce como dosha.

Los doshas indican qué elementos me rigen con mayor fuerza, a cuáles tengo mayor afinidad y cuáles deben de ser más buscados para generar equilibrio entre todos los elementos, usando mi cuerpo como instrumento para vivir cada elemento en sus diferentes manifestaciones.


Existen tres doshas, y cada dosha se constituye de la unidad entre dos elementos.

VATA (aire y espacio)

PITTA (fuego y agua)

KAPHA (agua y tierra).


#florblancaherbolaria #ayurveda #doshas #vata #pitta #kapha #namaste #alimentacionconsciente #wellness